miércoles, 20 de enero de 2016

MOSTRAR


Esta instantánea, pertenece a algo ya nombrado en esta página, es verdad. Incidir en ello no es un capricho en una tarde calurosa de verano, ni un afán protagónico en busca de la fotografía perdida. Es pura y llanamente comenzar este 2016, jugando en símil musero o a la brisca, sin faroles, mostrando todas las cartas. Ya que no se trata de ganar el juego sino jugarlo con la cabeza alta y de una manera honrada. Ellos ya me escucharon la víspera de esta última fiesta vasca en Euskal Etxea-Llavallol, felicitarlos por su trayectoria y comportamiento. El cual no es fruto de la genética del azar, no, es fruto de su  propio aporte, de sus familias, de sus docentes y como no del equipo directivo que cimentó y fomentó el taller de Euskal dantza. Y si más de un mes después esta noticia y el reconocimiento al que fueron objeto, solo es conocido, por los asistentes a aquel acto, es lógico que la evidente política del ocultamiento desde esta modesta pagina se levante la bandera desde y la verdad. Completaron todo el secundario participando del taller de Euskal Dantza, solidarios, voluntarios y activos. Un Ejemplo.

AITOR ALAVA
20/1/16