domingo, 28 de febrero de 2016

MASKARADA-IV


KAUTERE BALET



Continuando con lo escrito en la ultima entrada, la interpretación y el conocimiento, podemos asegurar que no esta reñido con la creación y el divertimento. Este de hoy, es un buen ejemplo, quizás chocante para las lineas de pensamiento mas ortodoxas, lógico por un lado y totalmente amparado por un conocimiento exhaustivo del objeto del folklore en cuestion.





Una licencia dominical hoy, entrada dedicada a la cofradía del AKELARRE.


Aitor Alava
28/2/16

sábado, 27 de febrero de 2016

MASKARADA-III


LOS LIBROS NOS DEJARON
y su interpretación....




Este es uno de los libros, relativamente actual, cuya lectura es de obligada acción si uno pretende adentrarse en la comprensión y el asimilación del simbolismo de nuestro folklore. Hoy me río cuando no hace mucho trataba de justificar el porque de un audio zuberotarra en un pasaje en una de las actividades que organizo, a mis interlocutores no les gustaba, accedí a su retiro diciendo que era un campo que lo tenía ampliamente estudiado, la respuesta fue sigue estudiando. Anécdotas construidas desde su ignorancia aparte, cuando el material existe no hay escusa en utilizarlo desde la comprensión y después llevar acabo la interpretación que decidamos.

Es común desde este lado del mundo escuchar en los textos explicativos antes de la Maskarada la descripción que hizo en su momento Julio Caro Baroja. Es un texto por todos leído, y necesario lollamativo es como desde ese mismo texto podemos sostener la imagenes de la izquierda y llegar a decir "Zuletino con Sombras" en la derecha:


Años después se supo que J.C.Baroja nunca presenció una Maskarada como seguramente los seguidores del Zuletino con,,, jamás hayan leído su texto, y mucho menos a Hornilla, Larrinoa, Urbeltz o Lougarot.

Aitor Alava
27/2/16



viernes, 26 de febrero de 2016

MASKARADA-II

LA OSA MAYOR
Había una vez un pastor al que un par de ladrones le habían robado una pareja de bueyes, así que mandó asu criado a perseguir a los ladrones. Pero como no se volvía a casa, mandó entonces a la criada, y mas tarde al perro.

Como después de varios días no volvían ni el criado, ni la criada, ni tampoco el perro, salió el mismo a buscar a todos, pero como no los encontraba por ningún sitio se puso a achar pestes y maldiciones, y tanto maldijo a esos ladrones que dios quiso castigar al Labradora andar persiguiendo hasta el fin del mundo a sus criados, los ladrones ya sus  bueyes, y los puso en el cielo en la Osa Mayor: los bueyes son las dos primeras estrellas, los ladrones las otras dos, el criado es la primera estrella suelta,, la segunda es la criada, que al lado tiene una estrella pequeñita, que es el perro, por último la  séptima y última es el labrador.

Contado por ENGRACE KARRIKART

Segun J.A.Urbeltz, esta sería una de las leyendas primigenias para poder explicar el verdadero sentir y significado de la Maskarada de Zuberoa, otros autores muestras posturas contrarias.


miércoles, 24 de febrero de 2016

KONDAIRA-LEYENDA


Mari y el Señor de Bizkaia


La siguiente leyenda se encuentra recogida en el «Libro dos Linhagens», escrito por el conde Pedro de Barcellos en el siglo XVI.


 Era don Diego López de Haro, señor de Bizkaia en el siglo XIV, un gran cazador, y siempre que podía salía en busca de algún jabalí o de algún otro animal salvaje de los que, en aquel entonces, abundaban en nuestros bosques y montes.

Un día en que se afanaba en la caza de una buena pieza, oyó cantar a una mujer en lo alto de una peña. La voz era tan bella que don Diego sintió unos enormes deseos de conocer a su dueña, y se dirigió hacia ella.

Nunca había visto una mujer tan hermosa. Era alta y esbelta, de piel blanca y ojos negros que contrastaban con el rubio dorado de sus cabellos, que casi llegaban hasta el suelo. Llevaba un vestido verde bordado con hilos de oro, y una cinta, también de oro, en la frente. Era tal su esplendor que don Diego se enamoró locamente de ella.

—¿Quién eres?—le preguntó.

La señora deAnboto —respondió ella.

—Puesto que tú eres señora de Anboto y yo señor de Bizkaia, ¿quieres casarte conmigo?


La Dama aceptó, pero le hizo prometer que nunca, nunca haría la señal de la cruz en su presencia. Se casaron y tuvieron una hija, Urraka, y un hijo, Iñigo Gerra.

Pasaron los años y la felicidad reinaba en el castillo de don Diego López de Haro. Un día volvió de la caza el caballero trayendo consigo un enorme jabalí que los encargados de la cocina dispusieron para la cena. Estando toda la familia a la mesa, dos de los perros de la casa entraron en el comedor y empezaron a ladrar pidiendo parte del banquete. Uno era un gran perro alano, muy fiero, y el otro una perrita de aguas, mucho más pequeña. Don Diego, divertido, les lanzó una pata del jabalí y los dos perros se abalanzaron sobre ella, disputándosela. Ante el asombro de todos, la perrita mató al alano y escapó arrastrando la jugosa pata. Don Diego no pudo reprimirse e hizo la señal de la cruz, al tiempo que exclamaba:

—¡Dios mío! ¡Jamás había visto algo igual!

En aquel mismo instante, Mari cogió a su hija de la mano y ambas salieron volando por una de las ventanas. Nunca más se supo de ellas.

Pasaron de nuevo los años y, durante una guerra contra los castellanos, don Diego fue hecho prisionero y llevado a una fortaleza en Toledo. Iñigo Gerra pidió consejo a los suyos para liberar a su padre, pero nadie conocía el modo, hasta que un viejo de larga barba blanca abrió la boca.

—Iñigo, si quieres ayuda —le dijo—, ve a pedírsela a tu madre. Ella sabrá decirte lo que tienes que hacer.

Fue pues Iñigo al monte Anboto y vio a Mari encima de una peña.

—Iñigo Gerra, querido hijo —habló Mari—, ven hasta mí porque ya sé que vienes a preguntarme cómo sacar a tu padre de la prisión.

Mari lanzó un grito y apareció un hermoso caballo blanco ensillado.
—Este es Pardal —continuó diciendo la Dama—. Te lo doy. Con él ganarás batallas, pero nunca debes de quitarle la silla, ni siquiera darle de comer o beber. Hoy mismo te llevará a Toledo y os traerá de vuelta a casa.

En efecto, Iñigo montó el caballo y, al momento, se encontró en el patio de la fortaleza en donde estaba encerrado su padre, lo buscó, lo cogió de la mano, lo llevó hasta el caballo y ambos regresaron a Bizkaia sin que ningún soldado hiciera nada por detenerlos, puesto que se habían vuelto invisibles.

Desde aquel entonces, todas las entrañas de las vacas que se mataban en la casa del señor de Bizkaia eran colocadas sobre una peña como ofrenda a la Dama de Anboto. Y decían que, de no hacerlo, caería un mal sobre don Diego o sobre sus descendientes, como así ocurrió. Un tataranieto de don Diego dejó de hacer la ofrenda y perdió un ojo por no seguir la tradición.

martes, 23 de febrero de 2016

lunes, 22 de febrero de 2016

TEATRO...



...a la ITALIANA


Quien no ha comparado al Arriaga con el Colon o ha llamado sirva la redundancia al teatro de su pueblo el petit Colon. Sucede fachadas semejantes, hall amplio con mármoles blancos o copias aceptables, escalinata central y doble escalera a dos aguas. Platea en rojos tornasolados y palcos circundantes que abrazan un escenario interminable. Es una imagen fija, real.


Tarantinizar un teatro a la Italiana es una acción maquiavelista que bien   merece unas líneas:

"Con la confianza que da una sonrisa interminable, las butacas asignadas, marcadas en un rojo estaban. Un foso iluminado tenuemente nos introduce en un preludio armonioso. Los decorados toman luz de un ciclorama multicolor. Todo es una maravilla. 1er acto, la luz de sala no permite vez el libreto. 2do acto la luz permite vez cierta trasformación en los miembros de la orquesta. 3er acto, nunca comenzó, las butacas asignadas, catapultean nuestros cuerpos atónitos. La platea desaparece y un color amarillento arenoso imprezna el edificio. La orquesta sigue, suena fuerte, son los mejores animales-carnívoros 
-músicos jamás vistos/escuchados. El telón guillotina cuerpos sin perdón. El francotirador, otrora tramoyista, marca victimas cual ruleta rusa. Bebidas espitituosamente venenosas son arrojadas por las acomodadoras aspersor bomberil en mano. La orquesta ya es fantasmagórica, sus cuerpos con dimensión dinosaúrica, siguen igual de bien dirigidos por la batuta pertinente. A-barrotados de hierro candente los palcos apresan a todo el publico interior. Nosotros en el escenario golpeados en lo visual,,,,, zapateamos sin cesar, el piso cede, la trampa del mago es una salvación. Escapamos.


El exterior, esta intacto!!!!!"

Aitor Alava
22/2/16


miércoles, 17 de febrero de 2016

sábado, 13 de febrero de 2016