martes, 13 de octubre de 2015

ARKU DANTZA de,,,

IBARZABAL
Basada en una modalidad de arku-dantza realizada en Eibar a principios del siglo XX, el arku-dantza Ibarzabal es una reconstrucción del maestro Gregorio Santa Cruz (Ondarroa 1998-Eibar 1980). Algunos de los cuadernos de danza fueron estudiados y creados por Gregorio Santa Cruz. Así, fue en 1948 cuando escribió el cuaderno de arku-dantza Ibarzabal. Tal como expuso en el mismo, realizó la adaptación de este baile basándose en los relatos de los dantzaris Eulogio Garate y Cándido Arrizabalaga.

Establecieron la base del arku-dantza de Ibarzabal en el arku-dantza bailado durante la Euskal Jaia de Eibar celebrada en 1908. Fue el grupo compuesto por Eulogio Gárate, Fernando Garate y Cándido Arrizabalaga entre otros dantzari s el que realizó aquel arku-dantza, siendo José Azpiazu su maestro. El grupo estaba formado por 17 dantzaris, 16 arku-dantzaris, más el dirigente. Santa Cruz fue el encargado de remodelar el arku-dantza 40 años más tarde, basándose en el recordatorio realizado a Eulogio Garate. Entre las adaptaciones realizadas, el número de dantzaris fue reducido de 17 a 13, y como novedad incluía la participación de la mujer.

Según Eulogio Garate, fue un eibarres de apellido Ibarzabal quien trajo el arku-dantza desde Francia y por ello le dio el nombre de Ibarzabal. A su vez, fue Garate quien le transmitió a Santa Cruz que en el siglo XVII, el arku-dantza se bailaba durante las festividades del Corpus Cristi, San Juan y otras fiestas mayores.

En 1908, habiéndose perdido el rastro del arku-dantza, fueron varios los grupo de dantza quienes durante el s. XX y siguiendo las modificaciones realizadas por Gregorio Santa Cruz adaptaron este baile. Gregorio Santa Cruz fue director del Club Deportibo de Eibar, de Kezka dantza taldea y de la Asociación Cultural de Arrate, además de dedicar su vida a impartir danza en lugares como Mendaro, Elgeta o Arrasate.

12 son los dantzaris que junto al patrón forman el grupo del arku-dantza preparado por Santa Cruz. Cada uno de los dantzaris porta en sus manos un arco perfectamente adornado y el patrón a su vez, muestra en su mano derecha una lanza de 1,20 metros igualmente adornada. La melodía escrita por Fernando Garate está en ritmo 2/4 y consta de 16 compases, y la frase al completo es repetida 13 veces a lo largo de todo el baile.
Fuente: http://www.euskomedia.org/aunamendi/154405
Oier Araolaza
2010