lunes, 27 de julio de 2015

GARAI



SAN INAXIO MARTXA


GERNIKAKO ARBOLA


Tanto la Marcha de San Ignacio como el canto Gernikako Arbola son dos de las melodías más conocidas en el País. Precisamente, en Garai (Bizkaia) se ejecuta un baile de espadas al son de la Marcha que inmortalizó José María Iparraguirre. Se realiza durante la procesión en honor al apóstol Santiago que y son ocho los dantzaris que participan en el baile.

El día de Santiago-25 de julio- sale la procesión de una de las dos iglesias de Garai, la dedicada a San Miguel, y en su recorrido a la otra, dedicada a San Juan, al son de la marcha de San Ignacio, se detiene ésta cuando llegan a la plaza, y colocan la imagen que llevan cuatro dantzaris, acompañándoles a los costados los otros cuatro, sobre una mesa preparada al efecto. La melodía no se detiene y situados los ocho dantzaris frente a la imagen del Santo enlazan ésta con la del ondeado de la bandera, que realiza el abanderado sobre los otros dantzaris arrodillados y postrados frente a la imagen. Finalizado el ondeado,, bailan una danza de espadas con la melodía del Gernikako Arbola, que denominan Gernikako Arbola dantza. Seguidamente, continúa la procesión hasta la otra iglesia, donde depositan la imagen. Ésta queda en su nueva morada hasta el día siguiente, día de Santa Ana, para, en una nueva procesión, ser trasladada con el mismo ceremonial, bailando de nuevo al llegar a la plaza, el ondeado y la danza de espadas, a la iglesia de San Miguel de donde salió el día anterior.

La danza al son de la música del Gernikako Arbola se baila desde hace muchos años, pues en 1965, al no existir documentación municipal que acreditase su antigüedad, ni en aquel momento tener referencias orales de su origen, José Luis Lizundia lanzó la idea de que la música que J. M. Iparraguirre cantó por primera vez en 1853, acompañado al piano por el durangués Juan María Altuna, al que algunos señalan como autor de la música, pudo haberla tomado de la danza de Garai.

Otros escritores posteriores, entre ellos José Antonio Arana Martija, admitió la posibilidad de esta idea, aunque el autor fuese Iparraguirre y no Altuna, ya que éste se encontraba en Durango como soldado, durante algún tiempo de la primera guerra Carlista y pudo haberla conocido. La autoría de Altuna la pone en duda Antonio Trueba, pues Iparraguirre manifiesta que él es el autor y que Altuna se limitó a copiar lo cantado por él, acompañado de su guitarra, enmendando tal vez algunas faltas.

Por otro lado, durante la estancia de Iparraguirre en Durango no se bailó en Garai pues su juventud se encontraba luchando en el frente.

Lo más probable parece ser que la danza se acopló a la melodía, ya que ésta se le ajusta en todas sus partes; incluso la propia denominación que le dan, Gernikako Arbola dantza, parece corroborarlo. Por otro lado, ni Resurrección María de Azkue en su recopilación de la música de la zona la menciona, ni el durangués Marcos de Alcorta, que pone la música de la Dantzari Dantza en pentagrama avanzado el siglo XIX, hace referencia a la misma. Lo que si nos dice la documentación municipal, es que la procesión se realiza desde la antigüedad, con participación de los dantzaris, junto a escopeteros, cuando el pueblo tuvo su propia gente armada. En estos datos no se indica si se bailaba en ella, como se hace en la actualidad, aunque pudo haberse realizado alguna danza.


Iñaki Irigoien

2014

Publicar un comentario