jueves, 10 de septiembre de 2015

LA LIBERTAD

Por Federico Ratti
Acto: Gernika
Euskal Etxea-LLavallol
Abril-2015

La libertad tiene muchos nombres.

Sería paradójico que se la quiera encasillar a un sólo significado.

 
Ella se abre, desencaja, vuela, se extralimita. No se puede hablar de libertad sin tomarla como algo libre. Entre los más destacados la podemos significar como ausencia de impedimentos, 

o bien como posibilidad 

de autodeterminación, 

como capacidad de elegir, 

o como liberación frente a algo, entre otros. 

No obstante, por sobre todos ellos, hay una premisa inquebrantable: la libertad construye y se construye, busca y se busca. Y esta construcción se debe a la capacidad autónoma que tiene cada quien para elegir de qué manera enfrentar.........

                                                      .............la vida.

Para saber elegir, hay que estar preparado. tener criterio, capacidad reflexiva de discernimiento, porque si no,
                                                   ,,, a uno lo eligen.

Uno puede encarar la vida desde dos lugares: pararse del lado de la crueldad y el egoísmo, creyendo tener el derecho de poder elegir por otros como intentaron hacer sin éxito en el bombardeo, sin olvidar que no se hicieron cargo de dicho acto y sus consecuencias, o pararse del lado de la vida, y decidir por uno mismo quién quiere ser y cómo cree que hay que vivir. Esta última es la postura del pueblo vasco que decidió ser libre dignamente.

Su lucha es un afloramiento de la vida que vive de utopías conquistables bajo el paradigma de la solidaridad/identida/permanencia.

Esta elección no busca restituir la libertad moral porque si bien se desdibujó, nunca se perdió; por el contrario, anhela despojarla de todo intento cruel de arrebato. Mientras la razón y el cuerpo de la gente siga este camino, ni armas ni bombas podrán frenarlos.

"Solo es digno de libertad quien sabe conquistarla día a día"