martes, 31 de enero de 2017

Patente de Corso




CORSARIOS VASCOS


En estos tiempos, según se utilice, una misma persona puede ser a la vez, persona, persona ilustre, residente, ilegal, inmigrante, contrabandista, filibustero, corsario, bucanero o pirata. Una pequeña firma, puede cambiar tu estatus. Hacer lo mismo que el vecino y ser totalmente respetado mientras el otro es un vil delincuente. Esta historia es universal, pero los vascos la hemos escrito con grandes hechos desde hace unos Siglos. Navegar en internet nos listas con los mas sanguinarios corsarios y piratas, ver apellidos conocidos , no es para celebrar. Pero volvamos. La frontera entre colonizador y corsario, es tan pequeña que se diluyen en todos los mares donde reinaron. Pero, ¿Porque el corsario era legal?,,,fácil por la patente...


La patente de corso (del latín cursus, «carrera») era un documento entregado por los monarcas de las naciones o los alcaldes de las ciudades (en su caso las corporaciones municipales), por el cual el propietario de un navío tenía permiso de la autoridad para atacar barcos y poblaciones de naciones enemigas.



He aquí la patente de corso otorgada a la fragata donostiarra “Nuestra Señora del Rosario”, en 1690.

“En virtud de la presente, permito al dicho capitán, Pedro de Ezábal, que en conformidad de las Ordenanzas del Corso, de 29 de diciembre de 1621 y 12 de septiembre de 1624, puede salir a corso con la referida fragata gente de guerra, armas y municiones necesarias, y recorrer las costas de España, Berbería y las de Francia, pelear y apresar los bajeles que de la nación francesa encontrare, por la guerra declarada con aquella Corona; y a los demás corsarios turcos y moros que pudiere; y a otras embarcaciones que fueren de enemigos de mi Real Corona, con calidad y declaración que no pueda ir ni pasar con su fragata a las costas del Brasil, islas de las Terceras, Madera y Canarias, ni a las costas de las Indias con ningún pretexto…Dada en Madrid, a 28 de agosto de 1690. Yo, el Rey”.



La lista de corsarios vascos es más extensa de lo que nos imaginábamos, solo hablaremos de uno, uno de los primeros, con apellido ilustre tambien, Anton Garay:

Corsario Bizkaitarra del siglo XVI, natural de Gorliz. En 1509, y al mando de unos 25 mercenarios, se hizo a la mar desde Galicia en un carretón grande o gabarra que había adquirido en La Coruña y reformado en el puerto de Cedeira, y al que puso por nombre La Trinidad. Su primera víctima fue el navio bretón La Piedad y tras éste una serie de buques de todos los pabellones fueron presa del corsario vizcaíno. Pero, denunciado ante el Corregidor de La Coruña, Don Pedro de Luján, se le instruyó el sumario correspondiente. Garay negó parte de los delitos que se le imputaban y alegó razones de fuerza mayor para los demás, mas fueron tan concluyentes los testigos de la acusación que el proceso culminó con sentencia de muerte para Garay el 30 de octubre de 1509. Apeló Garay prometiendo indemnizar lo que "con muchísima necesidad había tomado", apelación que el juez desestimó ordenando que se ejecutase la sentencia.

A mediados del siglo XVII, el señorío de Bizkaia poseía más de 70 embarcaciones Corsarias. Cuando contemplamos ciertos monumentos vascos y los halábamos, yo el primero, una mirada a la historia nunca nos vendrá de más.

FUENTE:Nuevas Historias de corsarios vascos. Biografías y vivencias
                  José Antonio Azpiazu, Editorial Aterpea (2005)

AITOR ALAVA
31/1/17


Publicar un comentario