martes, 3 de enero de 2017

TRIKITIXA MUNDUAN!



 DORRONSORO

ETA


LAGUNAK







Cuando los sonidos son frecos, la música adquiere un valor algo más que tridimensional. Mesas anudadas para lo ocasión hacen un tranpaldo improvisado a la vez que firme. El hielo que refresca al zumo de cebada, nos recuerda, que ellos músicos antes que nada son personas, que viven vidas no muy lejanas a las nuestras. Disfruten.

AITOR ALAVA
3/1/17