miércoles, 4 de enero de 2017

Estar



en el LUGAR


Hace dos años, estuve cerca de esas sillas, estuve acompañando a unas, hoy colegas maravillosas. Este pasado 19/12, hablaba con una de ellas y nos relatábamos el sentir en las horas previas. No se calibra la emoción del otro solo hasta palpitar timbrazos similares. Plazas, escenarios, lugares variopintos, grandes salones, no tan grandes, limpios y no tan limpios, nos han tenido actuando, siendo alumnos, dando clases, pero ese gusanillo fue especial. Era nuevo. Pensar que haber vivido tanto para no saber expresar lo intimo, lo tuyo. Es como un sin-sentido. Calculo que esta cuestión también nos hace cómodos, o a algunos,,,,,, quizás, lo sin-nombre-inexplicable es solo eso, siempre estuvimos, por ello nos puso cuanto antes pudimos estar, en esa silla. El reloj nos marcó lo días y nosotros le secundamos día si y día también. Estar en el lugar y sentir, disfrutar lo que vivimos y saber, que queda, nos queda mucho!.

AITOR ALAVA
4/1/17