martes, 23 de junio de 2015

DIFICULTADES DE APRENDIZAJE.

LA DIFICULTAD
En estos días en varios ámbitos ha surgido este rico debate, la dificultad en la danza, que me resulta difícil y como lo abordo, si lo hago o desisto. Para ello antes de dar una reflexión propia veamos desde el binomio enseñanza-aprendizaje, cuales son los parámetros para reflexionar:

Se habla de dificultades de aprendizaje como el concepto o idea que hace referencia a los problemas que una persona de cualquier edad puede tener al desear aprender algo. Las dificultades de aprendizaje son comunes ya que la persona al entrar en el circuito de enseñanza-aprendizaje actúa poniéndose a prueba constantemente, tanto en términos de conocimiento como también en términos de adaptación intelectual a las nuevas estrategias, actividades o problemas que se le plantean.


Las dificultades de aprendizaje, tal como se dijo, son un fenómeno normal y hasta esperable en todos los ámbitos educativos, incluso en aquellos no formales. Las dificultades de aprendizaje surgen cuando la persona encuentra problemas o complicaciones a la hora de comprender aquello que se le enseña, así como también para asimilarlo como un conocimiento nuevo y permanente (pudiendo ser esto la historia de un país, un ejercicio matemático o cómo cocinar arroz).

Sin embargo, el concepto de dificultades de aprendizaje se utiliza en la mayoría de los casos en el ámbito de la pedagogía y de la didáctica para señalar a aquellos chicos, estudiantes o alumnos que muestran mayores dificultades que el promedio de los alumnos, por lo cual requieren mayor atención. Las dificultades de aprendizaje que superan al promedio pueden deberse a muchas cuestiones que pueden tener que ver con el entorno físico y social en el cual el alumno se inserta, el contexto o situación familiar o de las personas con las que convive. También son muy importantes los propios elementos del estudiante en cuestión, por ejemplo si las dificultades se deben a alguna discapacidad o limitación propia del alumno y no del entorno. Todos estos elementos son tenidos en cuenta y analizados para tratar de encontrar estrategias y formas de actuar que estimulen al alumno desde distintos lugares, permitiéndose ganar mayor confianza y seguridad y favoreciendo al aprendizaje a ritmo diferente pero seguro.

Tomando como inicio objeto y contenido de estudio, la danza, este pasaje se convierte en el obstáculo al que el alumno no puede sortear. Esta realidad, en la mayoría de las ocasiones no corresponde a un disloque, pedagógico, didáctico, estratégico o combinación de ellos. Es mas sencillo, es solo un factor temporal, si sencillamente de tiempo. En una lógica humana, nadie comienza en una carrera a traviesa de 100 kms, capaz que con una de 10, ya roces tus límites iniciales. Una dedicación posterior, hará que seguramente en algún momento los 100 sean alcanzables. Solo el tiempo y la dedicación harán que objetivos contenidos y metas, no sean insuperables, lo cual no significa facilidad suprema, no, pero si un transita mas liviano y como disfrutar todas las etapas del aprendizaje. En la danza no hay ascensores, las escaleras se suben de una en una.

Aitor Alava
22/6/15
ANEXO:
.Estos anónimos, no creyeron en la dificultad
hay muchos ejemplos, hoy colocamos este



Publicar un comentario