miércoles, 30 de noviembre de 2016

SABER


De  donde y a donde.
Hace unos meses contabamos: "Segundo de OLAETA , en la década de los 40 del siglo XX llega a Markina y Xemein, donde ya la danza de la espada no se realizaba, pero de la que quedaban suficientes testigos acerca de su ejecución como para probar a reinstaurarla. Tomando pues en consideración las informaciones recogidas oralmente de antiguos participantes u observadores se propuso volver a realizar la exhibición de la coreografía de la que no se tenía noticia desde hacia al menos un par de décadas. El resultado, propio de las influencias ideológicas de la época, fue el crear una nueva función, en la que los ezpata txin, aquéllos personajes que se enfrentan en duelo sin sangre con sus puñales, se identifican con las fuerzas del bien y del mal, y el maisu zaharra, aquél que es alzado sobre la rose, debe encarnar al propio general de las milicias celestiales."

Esta es una historia relativamente conocida en Euskal Herria. En Argentina, tengo mis dudas. Es una forma de no decir, no. ¿Como se naturaliza, algo así hasta trasformarlo en eternamente normal?. me atrevo a decir que a través del llamado cambio conceptual: Cuando se habla de "teoría del cambio conceptual", éste lleva implícito connotaciones complejas tales como, caracterizar al cambio conceptual por la variedad de denominaciones y concepciones que se le atribuyen, y en segundo lugar a la inclusión de los procesos de modificación conceptual que son analizados en los trabajos de investigación.

Hace dos semanas y media, Los dantzaris de pergamino, presentaban en la SNV de Nekotxea, la coreografía de S.OLAETA. Pocos saben el valor que tiene el respetar el trabajo de los demás y no moverse por gustos y modas pasajeras. la sorpresa de muchos dividido por un desconocimiento total,, hicieron seudo-criticar una puesta en escena totalmente acorde con el original.


Cuando muchos tratan de mirar al futuro,,, lo hacen sin haber trasitado no el pasado sino saltándose el presente. El pasado nos deja ,,herencias las cuales también las podemos discutir. pero valgámonos de ellas también, para aprender y sacar conclusiones.

AITOR ALAVA
30/11/16
Publicar un comentario