lunes, 19 de diciembre de 2016

OLENTZARO




IZENA DUEN GUZTIA OMEN DA!

En Eskiroz colocan el tronco que fue dedicado a Dios por Nochebuena, en el portal de la casa el día de Año Nuevo o de San Antonio Abad y obligan a pasar encima del mismo a todos los animales domésticos: así éstos no morirán de accidente durante el nuevo año. La misma costumbre era practicada antes en Oiartzun y en Arakil. En Salvatierra lo vuelven a poner en el hogar cada vez que se presenta una tormenta con mucho estruendo a fin de alejar la nube peligrosa. En Otxandiano y en Arratia, en las casas donde hay un toro semental, colocan durante la cena de Nochebuena dos palos en el fuego del hogar para que se quemen por un extremo. Después lo sacan, hienden uno de ellos, ponen el otro atravesado en la hendedura de suerte que ambos formen una cruz. Esta es colocada luego en la cuadra del toro a fin de evitar que al animal le sobrevenga durante el año la enfermedad llamada maminpartidu. En Aezkoa conservan el tronco o sus carbones para encenderlos y producir la fumigación que puede curar el endurecimiento de la ubre cuando las vacas padecen esta enfermedad. En Olaeta el madero que ha ardido en el hogar por Nochevieja es llevado luego, después de la cena familiar, al establo, a fin de alejar las enfermedades del ganado. En Amorebieta creen que la comadreja no perjudica a los habitantes ni al ganado de una casa si en su hogar ha ardido el tronco de Nochebuena.

 LOS BOSQUES.

 El tronco echo carne!

 La madera Vasca que suena y reclama!

 ¿Solo el bosque?

 Ellos, el legado del futuro!

 Izena duen...

 Todo lo que tiene nombre...

 Existe!

 Si los perdemos un día.

 Quien se apiadará , de nosotros, como pueblo?

 Por ello...

 que sea nuestro, desde el propio interior

 del tronco, al personaje

Beti!
Siempre!

Recomendamos: 

Fotografias Gentileza:
-Jose Miguel LLano (Txemi)

AITOR ALAVA
19/9/16


Publicar un comentario