domingo, 1 de abril de 2018

ABERRI EGUNA-2018

MERLO-SAN LUIS
Comencé el día, con ese MUGA GAINETIK, tan vigente, tan veraz, tan sincero tan presente. Tan invisible durante muchas veces 364 días al año y solo con esos fuegos anunciadores la Patria vasca saca su bandera cada 12 lunas.

La zozobra, la historia, ese calendario en la puerta de entrada, invitando a no contar hacia atrás,,, es imposible. Una docena de años después, cuando la frase, tocamos la paz con la punta de los dedos, se desvanece a punto de consumirse un quintal del XXI, que siglo!. Y nuestros vecinos sufren nuestras mismas penas!


Hay quien nos quiere obedientes y disciplinados, bajo la mirada de los que como ellos, crecieron y se formaron. Así llegamos a decir esos llamados "viejos" cubren lugares que hasta el día de hoy nadie quiere tomar, porque nadie quiere responsabilidades. La risa me invade y un Vals de Canaro suena y me alivia,,, Quisiera.

La vejez, garantista en la biblia no escrita, donde persé por ello, eres sabio, solo es eso. Una gran falacia. Ai ama!. El aroma del cordero degustado a la distancia, no me hace delirar. El único sustento en lo viejo, es su peana, lo que lo sostiene. Lo viejo lo es, por el joven, pujante desde su nacimiento. El lugar del joven es tan circunstancial como  el de su predecesor.

Joven y Viejo enfrentados a ese espejo que los quiere unir, mientras en la pradera flamea no una sino todas las banderas libertarias, solidarias, amigas y por reconocer. Si el espejo nos devuelve nuestro brazo enarbolado, somos nosotros mismos, honestos siempre. Si el espejo nos esconde según la bandera, el lugar y la circunstancia, somos eso, oportunistas patrios.

Muga Gainetik, por encima de toda frontera....de toda frontera mental. Nosotros somos nuestros peores carceleros, vemos coimas en un billete de dos pesos, casi en des-uso e iniciamos la huida si la construcción preso-político se acerca a nuestra vista. La cátedra de esos viejos, con sus recetas del siglo XIX, no se si funcionaran. Les podemos dar mas tiempo. Y así los jovenes se hacen viejos.

Hoy, día de la patria vasca, necesito hacerme viejo, con los jóvenes adelantándome en el calendario, en la vida y en la acción!

AITOR ALAVA
1/4/18