jueves, 31 de mayo de 2018

EUSKAL ETXEA DEL COMAHUE-XXXI

DANZAS CANTADAS
Es una pregunta que aparece en ocasiones.  La primera frase, por esta mente en pasar, es la famosa frase,,,,el pueblo que canta y baila al pie del Pirineo,,,premisa, que no podemos dudar. Somos una de las culturas, donde las dos facetas aparecen fuertemente, la danza y el canto.  Este es un terreno, el cual ,la percepción personal sirve, más bien de poco. Si o si, debemos ir a la biblioteca. Juan Antonio Urbeltz, en el prologo de DANZAS CANTADAS. EL ESPACIO DE LA CANCIÓN EN LA DANZA, nos da un excelente pantallazo:

"Responder a la pregunta de qué es o qué se debe entender por «danza cantada», exige reflexionar sobre gran parte de las formas o modelos de danza pues en la mayoría de ellos, de una u otra manera, existen partes cantadas. Aunque el valor de la palabra es fundamental como apoyo de la memoria para el mantenimiento de numerosas expresiones tradicionales, en la danza hay que apuntar determinadas circunstancias especiales. Muchos tipos de danza que tienen letra para ser cantada, la tienen por ser parte de formas muy primarias en las que, de modo casi invariable, no existen instrumentos musicales salvo la percusión de un pandero. De modo que la letra de la canción ayuda a recordar la melodía de danza, mientras el pandero marca el ritmo. Y como este instrumento ha seguido marcando los ritmos de danza, el canto ha continuado en las diferentes formas orquestales: alboka y pandero, mosugitarra y pandero, violín y pandero, acordeón diatónica y pandero, etc. Pero en estos casos el canto es «externo», no es cantado por los bailarines. Algo parecido sucede en la preparación de bailarines para los grupos tradicionales de ezpatadantzaris. La ausencia de músicos, txistularis, obligaba a cantar letrillas para que cada muchacho pudiera marcar los pasos de danza, ensayándolos para el día grande de fiestas. En la tradición del Duranguesado, y en víspera de la fiesta mayor, estas letrillas tenían un tono satírico que añadía un punto de humor al ensayo. Este grupo de danzas en las que el canto es «exterior» se compone fundamentalmente de algunos ritmos especiales como los de fandango y arin-arin, algunos juegos y diversiones bailadas en las ganbaras de los ayuntamientos (antiguos centros de reunión de los jóvenes), cocinas de las casas, tabernas y sidrerías, etc.; un campo que, como hemos dicho, es diferente del que recoge genuinas danzas cantadas que corresponden al branle medieval, bailado circularmente en formación cerrada. Al lado de estas tradiciones folclóricas coleccionadas en los cancioneros de R.M. de Azkue y el P. Donostia, debemos colocar el cuademo de melodías editado por Juan Ignacio de Iztueta con la ayuda del músico Albéniz y el también músico y organista de Hernani, Larrarte. La singularidad de esta colección y la personalidad de Iztueta, obligan a citarlos."

Comenzamos a comprender, la palabra canto externo. No somos un pueblo, que cante y dance al unísono. Esto nos direcciona, hacia un numero de danzas cantadas(y bailadas), realmente pequeño, si tenemos en cuenta la envergadura numérica de nuestro folklore. 

Ya sabiendo que el canto es esterno, al dantzari en la mayoría de las denominadas danzas cantadas. No sera necesario detenerse en las 24 Soinu Zaharrak, las cuales, con reticencias como nos dice Urbeltz, nos han llegado sus respectivas letras hasta nuestros días, por el legado de Iztueta. Especificamente, resaltaremos tres representaciones:


San Joanen Kantaita
Andreen Soka Dantza. Iurretan
Mahaigainekoa.

La presencia del canto, en nuestras danzas es notoria. estamos, sin duda, ante un campo de estudio, no muy profundizado hasta ahora. Iztueta, el Aita Donostia y Azkue, nos dejaron una senda por la que profundizar.

ARTICULO Nº 31
DANZAS CANTADAS
31/5/18
AITOR ALAVA
ANDREEN SOKA DANTZA Iurreta 1996 from Dantzanet on Vimeo.