viernes, 2 de marzo de 2018

2O18

 EUSKAL KULTURA
La artista Alejandra Olga, plasmó como Nadie, en este mural, la frase de Roberto Arlt, donde, en un tapete verde desparramábamos unos dados blanquecinos, para encontrar así a nuestros caseríos vascos. Este mural, camino en convertirse, por su historia, en el Siqueiros vasco, muestra como el otoño, es el gran poseedor del color, los que están, los que transitan y los que llegarán,,,,,

 
Con la paleta colorida y repleta, ideas, que se quedaron para ser plasmadas en ese difícil trabajo del aprendizaje. Será como definió un "sabio", vascos, cabeza dura, obstinados, tercos y testarudos,,,,,,pareciera que solo la constancia les salvará de la hoguera-olvidada. Y ese llamemos-le, amor infinito, los hará danzar. No sabemos, si bien, no importa, con ojos brillosos y la auto-sopresa de un propio cuerpo que avanzó mentalmente. Apareciendo el alumno/dantzari. El viaje anual, está por comenzar,,,,

AITOR ALAVA
2/2/18